Rita Lee: rock, veneno y perfume en Baires


La brasileña sedujo una vez más a nuestro país.

Su simpatía fue el condimento destacado.

Sus clásicos, sus homenajes y las luces psicodélicas proyectadas en video.


Lanza perfume, baila conmigo y rockea como cuando era adolescente. Esa es Rita Lee, la mujer que a los casi 65 regala puro talento sobre el escenario. Pelo rojo, anteojos locos, pantalones chupín negro, camisa cuadriculada sobre una remera roja con una calavera… Así salió ante sus seguidores.

Habían pasado varios años de su anterior visita, pero su simpatía sigue intacta. Logra risas y aplausos contando sus anécdotas como cuando narró el día en que conoció a su “ovejo” negro: Roberto de Carvalho. Se unió a él tras separarse de Arnaldo Baptista, con quien formó Os Mutantes.

“Buenas noches Buenos Aires, quédense tranquilos que no voy a hablar español peor que Julio Iglesias cantando portugués, les voy a hablar lento y ustedes me van a entender”, dijo ante las risas de la gente.

Luego, siguió: “Hace mucho que no vengo a Buenos Aires, era joven, ocho años casi una vida… Es difícil, una mierda envejecer es triste ser viejo hay un mundo con más sarcasmo ¡ustedes no creen en nada! Suena el teléfono y mi cabeza de 17 años se levanta para atender pero mi cuerpo de 65 se queda en lugar”.

En la noche del Gran Rex, la artista brasileña interpretó sus clásicos de siempre como Agora só falta voce, Virus do amor, Saúde, Bwama, Ti ti ti, Ovelha negra, Doce vampiro y Erva Venenosa. De fondo, una pantalla technicolor con imágenes de su infancia, su adolescencia y sus ídolos musicales como Sex Pistols, Beach Boys, Rolling Stones o Los Beatles.

La perlita de la noche la dio Nikki Goulart haciendo un cover de Michael Jackson y bailando como el Rey del Pop: “Bad”. Ella, simplemente se quedó a un costado y disfrutó del mini espectáculo. Luego, le tocó los genitales al simil Jacko. Un homenaje con mayúsculas para el desaparecido astro de la música.

Rita no olvidó esas canciones que marcaron un antes y un después en su carrera. Amor y Sexo, que la gente coreó a capella y al que presentó como “tema de una amiga argentina, la periodista y escritora Violeta Weischenbaum”. A hard day’s night, su versión del clásico de los Beatles de su álbum tributo a los Fabulosos Cuatro. Y por supuesto, Lanza Perfume para que la noche se convirtiera en carnaval.

Sobre el escenario, siete músicos la acompañaron: su hijo Beto Lee y su marido hace 34 años, el carioca Roberto de Carvalho, en guitarras; Brenno Di Napoli en el bajo; Danilo Santana al teclado; Eduardo Salviti en la batería; y Débora dos Reis y Rita Kfouri en los coros.

Con esta gira, Lee festeja sus más de 40 años con la música en la interpretación de los temas de sus más de 30 discos editados. La gente siempre le responde a teatro repleto y ovaciones para las melodías de bossa nova, el rock o la psicodelia. No importa que género cante, se disfruta por igual. Porque el gran aporte se lo da su simpatía única y su alocada imagen de mujer rebelde de la música, esa que la hizo popular en las tierras de Lula y Pelé… y en las de Gardel, Maradona y Messi, también.




Por Claudia Seta publicado no site 26 Noticias em 24/05/2011.





Escreva um comentário